No siempre están de acuerdo los labios y el corazón - Pietro Metastasio