Aquel que ha sentido una vez en sus manos temblar la alegría no podrá morir nunca - José Hierro