El honor que se vende, aunque se dé muy poco por él, siempre se paga más de lo que realmente vale. - Clarín Porteño