En el fondo de toda gran impotencia encontramos un sentimiento de tranquilidad - Marguerite Yourcenar