No te quejes de la nieve en el tejado del vecino cuando también cubre el umbral de tu casa - Confucio