De lo que no cabe duda es de que los valores cristianos impregnan nuestra sociedad, y cualquiera que quiera que prescindamos de ellos está sacrificando a la sociedad - Manuel Fraga Iribarne