Es el amor, no la razón, que es más fuerte que la muerte - Thomas Mann