Devolver bien por mal es el mejor negocio - Constancio Vigil