La sencillez y claridad distinguen el lenguaje del hombre de bien. - Séneca