Nadie olvida. No es una cuestión de memoria. Si te he amado, pasarán treinta años sin saber nada de ti y el día que te vea, serás una vieja y te sentiré en mi carne. - Thomas Edward Lawrence