A ojos del infinito, todo orgullo no es más que polvo y ceniza - León Tolstoi