En realidad, la atracción o el afecto no son más que simpatía de la costumbre - Adam Smith