El hombre que pretende obrar guiado exclusivamente por la razón, está condenado a obrar muy raramente. - Gustabe Le Bon