Quien no calla el hecho, tampoco callará a su autor. - Séneca