Mayor pereza invade nuestro espíritu que nuestro corazón - François de la Rochefoucauld