El corazón del loco está en la boca; pero la boca del sabio está en el corazón. - Benjamin Franklin