Quien al poder se acoja de un malvado, será, en vez de feliz, un desdichado. - Félix María de Samaniego