Los envidiosos morirán, pero la envidia es inmortal - Molière