Yerro es no creer, y culpa creerlo todo - Fernando de Rojas