El hombre se inclina más a amar lo que puede compadecer que aquello que envidia. Encuentra en el espectáculo de un fracaso no merecido, argumentos muy agradables para explicar su propia falta de éxito. - André Maurois