Quien renuncia a luchar en un mundo cuya ley es una lucha constante, no merece vivir - Adolf Hitler