Mejor es esconderse y cuidar de sí, que con descuido propio hacer milagros - Tomás de Kempis