Todos los pueblos hostiles a la familia han terminado, tarde o temprano, por un empobrecimiento del alma. - Hermann Hesse