La primera sorpresa que nos llevamos al estudiar los deseos humanos es que, por muy anclados que estén en nuestra fisiología, son espirituales. Con esta palabra no me estoy refiriendo a una sustancia espiritual, sino a algo menos comprometido: a nuestra energía creadora. - José Antonio Marina