El más peligroso de nuestros consejeros es el amor propio. - Napoleón I