En un espíritu corrompido no cabe el honor - Tácito