La envidia es el adversario de los más afortunados - Epicteto