Los seres humanos son curiosos para averiguar vidas ajenas y perezosos para corregir la propia. - San Agustín