Si hay amor puede presidirse de la felicidad. La vida es buena, inclusive con penas - Fiódor Dostoievski