Pensar dos veces ya es bastante - Confucio