Ni uno sólo de los principios morales que custodian el corazón de los hombres, me era accesible - Albert Camus