Los grandes egoístas son el plantel de los grandes malvados - Concepción Arenal