El sufrimiento depende no tanto de lo que se padece cuanto de nuestra imaginación, que aumenta nuestros males. - Fénelon