El amor no quiere ser agradecido ni quiere ser compadecido. El amor quiere ser amado porque sí y no por razón alguna, por noble que ésta sea. - Miguel de Unamuno