¡Ay de los pueblos gobernados por un Poder que ha de pensar en la conservación propia! - Jaime Luciano Balmes