Nuestras mayores tonterías pueden ser muy sabias - Leonardo da Vinci