La melancolía y la tristeza son el comienzo de la duda. La duda es el comienzo de la desesperación. La desesperación es el comienzo de diferentes grados de maldad. - Comte de Lautréamont