Todo el que no abandona la senda de la medianía no corre jamás por el camino estable - Séneca