Siempre es una palabra que no está permitida a los hombres - Jorge Luis Borges