No se elogia, en general, sino para ser elogiado. - François de la Rochefoucauld