Hay tantos lunes que los viernes están armando un sindicato - Ricardo Arjona