Vivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás. - René Descartes