El hombre superior entiende lo justo. El hombre inferior entiende lo que ha de vender - Confucio