La necesidad de tener razón: señal de espíritu vulgar. - Albert Camus