Mal de muchos, consuelo de tontos. - Refrán