Señor, dame lo que quieres, como tú quieras, y dámelo cuando quieras - Tomás de Kempis