Feliz el pueblo cuya historia se lee con aburrimiento - Montesquieu