Nada más peligroso que un ignorante amigo; mejor sería un sabio enemigo - Jean de La Fontaine