La serena razón huye de todo extremismo y anhela la prudencia moderada - Molière