Los verdaderos grandes son los de ánimo grande - Francisco de Quevedo